domingo, 2 de noviembre de 2008

Sistema de pasiones perdidas


Que tonto esto

Los vicios

Y codicias que mueven masas asustadas

El agobio cuando miran una vida que se acorta

En lapsos cortos a una muerte inminente.

 

Que tan vano puede ser

Cuando cada ente que cree que razonar

Es pensar un poco sobre lo que no tiene

Y que debería tener.

 

Que absurda existencia

Al mostrar tantas mascaras

Tantas mentiras y disfraces

Cuanta basura de la que se visten

Para aparentar una comunión social.

 

Que inconciente esto

Cargan un destino que no pueden llevar

Siendo cualquier cosa

Menos estar y ser lo que son, ser un auténtico Yo.

 

¡Que cantidad de inconscientes!

Cuantos serán los que sienten lo placeres humildes

Como el de observar un árbol cuando cae el otoño

O el pestañar del sol en ese momento culmine donde muestra sus hijas estrellas.

 

¿Quiénes habrán captado el aroma de la primavera, mientras la tierra daba gritos de gozo a este reencuentro?

¿Cuántos serán?

¿Pocos?

 

Que tonto esto

Seguimos corriendo en un planeta que gira al revés

Donde la sangre aún es un motivo para recibir dinero

En el cual los engaños son el arma más potente para economizar unas cuantas monedas.

 

¿Hasta cuando?

¿En que momento pasamos de ser humanos a animaluchos como estos?